GRÁFICA DIGITAL

 

ANTONIO FERREIRA

 

SobreproducciónSobreprotección

En su poema Como nosotros después de los dinosaurios, Kate Tempest escribe: “un smartphone fosilizado se protegerá tras un cristal / para que los nuevos jóvenes vaguen por el pasado en / viajes escolares / mientras bostezan”. El futuro del que nos habla Tempest se hace presente en la pieza SobreproducciónSobreprotección de Antonio Ferreira, una imagen contundente que condensa múltiples lecturas. Ante el magma incontrolable de objetos y de informaciones que nunca encontrarán consumidores ni receptores, hemos terminado por crear esferas de inmunidad físicas (carcasas y fundas ergonómicas) y psicológicas (fobias sociales y temor al contagio) que pretenden salvaguardar nuestra fragilidad. Continuando con la lógica de la protección, Ferreira introduce una espinillera dentro del teléfono móvil, provocando un exceso de aislamiento que anula la funcionalidad del objeto. En una apropiación que distorsiona los stocks emitidos por el turbocapitalismo, el artista reflexiona sobre un sistema que ha terminado por colapsar y sobre las posibilidades creativas de un tiempo posterior a él. Lo que antes se mostraba online dentro de la campana del capital termina por estallar hacia un radical exterior, tal vez hacia una temida e inevitable materialidad, cuyos rastros habitan junto a nosotrxs como sorprendentes entidades de destiempo.

COMPRAR OBRA

GRÁFICA DIGITAL

 

ANTONIO FERREIRA

 

Satisfying nails

Satisfying nails es una pieza generada durante el proceso de producción del vídeo Las uñas de Deleuze (patologías de la satisfacción). A partir de una fotografía encontrada donde Gilles Deleuze dejaba ver unas uñas extravagantemente largas, enroscadas, de manera anómala, como la lengua de una mariposa junto a las yemas de los dedos, Ferreira planteaba un desarrollo conceptual especulativo: una serie de fragmentos visuales protagonizados por una mano con las uñas pintadas (nail art) interactuando con materiales slime, cada una con su singularidad. En la línea discursiva de Deleuze, el artista despliega una delirante interpretación que enlaza múltiples asociaciones. Haciéndose eco de la proliferación de los vídeos de estética satisfying, en los que vemos hipnóticamente a otrxs manipular la materia, la obra muestra tanto las estrategias de expansión del capitalismo a través de contenidos visuales disuasorios, como la invención de una zona alternativa al mismo. Superado lo digital, tal vez nos deslicemos hacia una tactilidad que renegocie sus códigos sensitivos en lo sinestésico, donde la reinvención del hardware (uñas) y del software (tacto) permita aproximarnos a las nuevas viscosidades contemporáneas.

COMPRAR OBRA

 

PRODUCCIÓN VR

 

MARINA NÚÑEZ

 

Ángeles caídos

En la actualidad ARAN colabora con varios artistas de proyección internacional para la creación de sus primeras obras en Realidad Virtual.

La producción para la artista Marina Núñez es la reinterpretación de la instalación Ángeles caídos (2008), trasladando la pieza a contextos de Realidad Virtual. Las nuevas tecnologías de lo virtual abren la posibilidad de releer algunas concepciones vertebradoras de la estética de la artista, como la visualización de la ciencia ficción y la inmersión en entornos puramente inmateriales y simbólicos, donde lo monstruoso emerge como zona de devenir.

Las hibridaciones (Latour) entre humanismo y transhumanismo y la aparición de ciborgs que abren una subjetividad inexacta (Haraway) se muestran a través del propio medio tecnológico, en el que el espectador, equipado con unas gafas de Realidad Virtual, se convierte en una entidad nómada, esquiva y micrológica. Tanto el deseo de transgredir los límites del cuerpo como la imposibilidad cultural de atravesar las totalizaciones de la ontología se materializan, en Ángeles caídos, en una identidad indefinida, opuesta a los constructos pretendidamente naturales revelados, históricamente, como elementos de control y poder.

Leer más…

SELECCIÓN VR

 

PERU MEDEM

 

Hielo

454.479. Un número, en apariencia, indiferente. Un número que, sin embargo, afecta nuestro contexto vital más inmediato: corresponde a los metros cúbicos de hielo que se derriten en la Antártida cada minuto a causa del calentamiento global.

A pesar de la tragedia medioambiental y de los múltiples efectos que está produciendo un cambio climático ya irreversible, los discursos construidos en torno a él parecen no generar un giro radical en los modos de pensar y vivir sobre los que se construyen las sociedades desarrolladas. Por eso, a veces es preciso hacer visible las cifras en términos no cuantitativos, crear descripciones de nuestro mundo que reviertan la lógica de la abstracción, que logren comunicarse en un idioma concreto, elocuente y directo, todavía comprensible para nosotros.

Es lo que plantea el artista y arquitecto Peru Medem (San Sebastián, 1988) en su obra Hielo (2019), una pieza de realidad virtual que traduce a contextos visuales las consecuencias del derretimiento de los polos, aproximándonos, de modo crítico y emocional, a la excesiva intervención del ser humano sobre el medio ambiente.

Leer más…